Crónica 3 y última: Aterrizaje Forzoso

Cada viaje que acaba es un aterrizaje forzoso para mí, y en los últimos dos meses este es mi tercer aterrizaje sin paracaídas: Sáhara, México y Rio de Janeiro, el próximo destino: Palestina…

Tomo tierra sin el tren de aterrizaje preparado, sin las ambulancias de emergencia, sin los papeles en regla, pero llegoa casa, a una casa cada vez más amplia, con familia en varios continentes, con proyectos que se multiplican.

Pallasos en Rebeldia no es una ONG, es una hoja de ruta que atraviesa varios conflictos, muchos corazones y millones de kms para encontrar la fuente de la risa, ese lugar en el alma humana y planetaria donde brota el ansia de vivir.

Todo comienza con un llanto, o eso dicen los médicos, yo comparto que en ese llanto hay resonancias de una risa profunda y primogénita, quizás es la antesala, quizás sean las risasel mediode comunicación del ser en el vientre de la madre, quizás sea el punto de luz de la concepción inicial.

Pero la risa y el llanto son parte del mismo caudal de vida que nos empujan a habitar la existencia humana.

Después de tantos aterrizajes forzosos, puedo constatar que en los lugares del mundo donde las personas luchan por sobrevivir, por tener una identidad reconocida, donde se juegan su dignidad y su creatividad cada día, donde caen las bombas y habitan los narcos y los militares genocidas, en esos lugares la fuente de la vida, del llanto y de la risa están a flor de piel sobre la corteza terrestre, es más visible y constante que en las sociedades acomodadas y adormecidas por el mercado.

Esa es la gran contradicción que uno arrastra en cada viaje, es el sobrepeso de ser Pallasos en Rebeldía, y conocer la selva, el desierto, las favelas, la cárcel, las trincheras, los muros alambrados, las ciudades fantasma, los bombardeos consentidos, las políticas de exterminio, y es que también conocemos, las miradas brillantes, los niñ@s viv@s, los lugares dignos, las mujeres de la esperanza, los indios con conciencia planetaria, las defensoras de la vida, la risa purificadora, los abrazos de hermanos, la resistencia viva, la humanidad galopante.

Y así uno regresa del 1º Festival de Circo Socialdel Brasil, con Vinicius en el corazón, con Junior en el abrazo, con Platiní en la sonrisa, con Marta en risa desbordante, con las crianças de la favela en el alma, y llegaa casaal regazo de la amante compañera, deseando un mañana con mas risas rebeldes y menos llantos de desgracia, con menos Pallasos en Rebeldia y mas humanidad empoderada.

 

No comments yet.

Deja un comentario